Blog

Feb 2017
17th Feb 2017

¿Quién tiene una reclamación cuando alguien es asesinado injustamente?

Cuando una persona es asesinada injustamente en Texas debido a la culpa de otra persona, compañía o un producto defectuoso, la ley provee dos tipos de reclamaciones que pueden ser presentadas. La primera es una demanda de "muerte injusta" que puede ser presentada por el cónyuge sobreviviente, los padres y los hijos del fallecido. Los hermanos y otros familiares no pueden presentar una reclamación. Los daños y perjuicios que pueden ser recuperados en una demanda por muerte injusta incluyen la "pérdida pecuniaria" (pérdida del cuidado, mantenimiento, apoyo, servicios, consejo, consejo y contribuciones de naturaleza monetaria que el sobreviviente hubiera recibido del difunto) Pérdida de la compañía y de la sociedad "(como la pérdida de amor, la comodidad y el compañerismo que el sobreviviente sufrió)," angustia mental "(dolor emocional, tormento y sufrimiento) y" pérdida de herencia”. Muerte tendrá que tener evidencia de estos daños. Aunque es prácticamente imposible poner un valor en dólares de algunas de estas cosas, los jurados en casos de muerte injusta se les pide que lo hagan.

El segundo tipo de reclamo que puede ser traído en Texas cuando alguien es asesinado injustamente es una "reclamación de supervivencia". Esta demanda puede ser traída por la sucesión del fallecido o un representante de la herencia. Los daños que pueden ser recuperados incluyen el dolor y la angustia mental que el difunto experimentó antes de su muerte, los gastos médicos para el tratamiento de las heridas del difunto y los gastos funerarios y de entierro. Cuando una persona muere instantáneamente en un accidente y no incurre en ninguna factura médica, una reclamación de supervivencia se limita a los gastos de entierro y entierro. Por otro lado, si el difunto experimentó sufrimiento antes de la muerte, entonces los daños por dolor y angustia mental pueden ser otorgados.

Los daños ejemplares o punitivos pueden ser recuperados en las demandas de supervivencia y muerte por negligencia si hubo "negligencia grave". El propósito de estos daños es castigar al infractor y disuadir tal conducta en el futuro.

Contáctenos


En las oficinas de abogados de Bailey & Galyen, ofrecemos una consulta inicial gratuita a cada cliente. Para concertar una cita con un abogado experto en lesiones personales en Texas, contáctenos por correo electrónico o llame a nuestras oficinas a una de nuestras ubicaciones convenientes. Tomaremos su llamada las 24 horas del día, los siete días de la semana.
17th Feb 2017

¿QUIÉN PUEDE TRAER UNA RECLAMACIÓN CUANDO ALGUIEN ES MATADO?

Cuando alguien es asesinado y fue culpa de otra persona o compañía la ley de Texas permite que ciertos miembros de la familia presenten una demanda por "muerte injusta". Estos miembros de la familia incluyen al cónyuge, hijos y padres del difunto. Nadie más puede presentar una reclamación. Los abuelos, hermanos, padres de crianza temporal y otros parientes no tienen derecho a presentar una demanda de muerte por negligencia, por muy cerca que estuvieran del difunto o financieramente dependientes de él. Los hijastros y padrinos del difunto no pueden traer una demanda por muerte injusta a menos que haya habido una adopción. Los demandantes por muerte injusta pueden demandar por su angustia mental, “pérdida pecuniaria” (pérdida de cuidado, mantenimiento, apoyo, servicios, consejo, consejo y contribuciones monetarias que habrían recibido del difunto si él o ella hubiera vivido), pérdida De compañerismo y sociedad, y pérdida de herencia.

La herencia del difunto también tiene lo que se conoce como una “reclamación de supervivencia”. Esta es una reclamación por el dolor y la angustia mental que el difunto sufrió antes de la muerte, los gastos médicos para el tratamiento de las heridas del difunto y los gastos de funeral y entierro. Cualquier dinero recuperado por la herencia en una reclamación de supervivencia se distribuirá de acuerdo con la voluntad del difunto o, si no hay voluntad, a los herederos del difunto bajo la ley de Texas de testamentaria.

Cuando una persona es asesinada por la negligencia de otra persona y un pariente cercano testigos del evento, ese pariente puede tener lo que se conoce como una “reclamación de espectador.” Generalmente la ley de Texas requiere que 1) la persona estaba cerca de la escena del accidente, 2) Choque al espectador resultó de un impacto emocional directo de observar el accidente, y 3) el espectador estaba estrechamente relacionado con el difunto. Un ejemplo sería un accidente de coche fatal donde un pasajero testigos de la muerte de un pariente.

Contáctenos


En las oficinas de abogados de Bailey & Galyen, ofrecemos una consulta inicial gratuita a cada cliente. Para concertar una cita con un abogado experto en lesiones personales en Texas, contáctenos por correo electrónico o llame a nuestras oficinas a una de nuestras ubicaciones convenientes. Tomaremos su llamada las 24 horas del día, los siete días de la semana.
Dec 2016
7th Dec 2016

Jurado de Texas Ordena a Johnson & Johnson Pagar Más de $1 Billón

El 1 de Diciembre del 2016, un jurado federal en Dallas regresó un veredicto en contra del gigante farmacéutico Johnson & Johnson y su subsidiaria, DePuy Orthopaedics, diciendo que el implante de cadera Pinnacle de la compañía fue diseñado negligentemente, que la compañía sabía de los riesgos asociados con el producto y que la compañía falló en advertir adecuadamente a los consumidores de esos riesgos. El jurado premió a seis demandantes por daños por más de $1 billón - $32 millones en daños compensatorios y $1 billón en daños punitivos. Johnson & Johnson ha rechazado la oferta de acuerdo de $1.8 millones de dólares antes del juicio.
5th Dec 2016

Huge Verdicts Won’t Spur Settlement Talks In J&J Hip MDL



Law360, Dallas (December 2, 2016, 9:52 PM EST) -- Although a Texas federal jury hit Johnson & Johnson with a more than $1 billion verdict in the latest bellwether trial over the company’s Pinnacle hip implants, fruitful settlement talks aren’t likely to happen before the Fifth Circuit weighs in on J&J’s lengthy list of complaints about trial rulings, MDL experts say.

Pressure on J&J to find a way out of the thousands of remaining cases in the multidistrict litigation may be mounting after a jury on Thursday hit J&J and subsidiary DePuy Orthopaedics Inc. for a total of more than $1 billion in punitive damages and more than $32 million in compensatory damages to six hip implant recipients and some of their spouses. That followed a $502 million verdict in the second bellwether, later reduced to about $150 million, after a defense win in the first bellwether trial.

Yet a global settlement in the MDL is unlikely because J&J doesn’t think the bellwether trials have given it a fair estimate of what each plaintiff’s case is worth, lawyers say. J&J has said the verdicts in the two latest trials provide “no guidance on the merits of the overall Pinnacle litigation” because of what it has argued are deeply flawed and unfair procedural and evidentiary rulings from the MDL judge.

“It seems like a situation where you couldn’t be farther away from the parties both being in a position to have productive settlement discussions,” said John Sullivan of Cozen & O’Connor LLP. “I can’t imagine a less likely scenario for settlement than here.”

About 9,300 lawsuits involving the Pinnacle hip system’s Ultamet metal-on-metal implant have been filed in state and federal courts around the country, most of which are consolidated in an MDL presided over by U.S. District Judge Ed Kinkeade in Dallas.

Plaintiffs generally allege DePuy and J&J pushed to market a poorly designed product that injured them after friction between the device’s metal socket and metal ball head caused microscopic particles of metal to shed into their bodies. J&J has maintained it acted appropriately and responsibly in the development, testing and marketing of the Ultamet product.

The first bellwether trial, involving a single plaintiff from Montana, ended in a defense win. The second bellwether consolidated five plaintiffs from Texas, who won a $502 million verdict that was later reduced to about $150 million under a Texas law that caps punitive damages.

In the third bellwether, jurors deliberated for less than a day — following a two-month trial — before awarding each of six California plaintiffs between $4 million and $6 million in actual damages. The jury also found each plaintiff entitled to $84 million from DePuy and $84 million from J&J, bringing the total damages award to more than $1.04 billion.

Diane Lifton of Hughes Hubbard & Reed LLP said her immediate reaction to hearing about the $1 billion verdict or any verdict of comparable size is to look to see what evidence was in front of the jury and what the companies’ concerns are about that evidence.

“It suggests to me that there may be evidentiary concerns about what went before the jury,” Lifton said.

In both the second and third bellwether trials, evidentiary rulings prompted multiple mistrial motions from J&J and DePuy, which have suggested to the Fifth Circuit that Judge Kinkeade allowed a virtual free-for-all in the second trial, allowing in prejudicial and inflammatory evidence. The plaintiffs have told the Fifth Circuit the verdict in the second trial was a reflection of a jury holding companies accountable for prioritizing profits above patient safety, not the result of a flood of prejudicial evidence.

In July, the Fifth Circuit rejected J&J’s request for an expedited appeal of the second bellwether and the appellate court also declined J&J’s request to stop the MDL court from holding the third trial while the appeal was pending.

“I think until the appellate issues are resolved with respect to the evidence presented to the jury, it will be difficult to reach a global resolution of the cases,” Lifton said.

In the third trial, controversial evidence included the mention of an $84 million deferred prosecution agreement J&J entered to end an investigation into alleged kickbacks. That piece of evidence — and a witness’ subsequent testimony that J&J paid the settlement to make a “headache” go away — played a central role in the plaintiffs’ closing argument and appears to be directly reflected in the jury’s $84 million-per-plaintiff punitive damages award.

Sullivan said before it considers settling the MDL, J&J will want the Fifth Circuit’s take on whether evidence like the deferred prosecution agreement can be admitted during trial. The company has a valid concern that prejudicial evidence without a tangible relationship to the injuries sustained by the plaintiffs could unduly ratchet up a jury verdict, he said.

“It’s just a concern when you see a $1 billion verdict,” Sullivan said. “It’s hard not to seriously consider whether those issues did affect the verdict.”

Max Kennerly of Kennerly Loutey LLC, who represents plaintiffs in product liability and medical malpractice cases, brushed off the complaints about the bellwether trials as “bluster” from J&J that won’t ultimately stop the parties from settling the MDL. Even if it genuinely believes it was prejudiced at the bellwethers, the company should still act rationally, as it did when it reached a $2.5 billion global settlement related to DePuy’s ASR line of hip implants, he said.

“Johnson & Johnson always has an excuse for why they can’t begin reasonable settlement discussions,” Kennerly said. “They have an excuse for why they can’t settle the Ethicon mesh cases, an excuse for why they can’t settle the Risperdal cases and now an excuse for why they can’t settle the Pinnacle cases. It’s all bluster. At some point, they’ll either come to their senses, or their shareholders will make management come to their senses.”

Lawyers say even taking the splashy punitive award out of the picture, the jury verdict in the third bellwether still won’t serve as a strong platform to launch settlement talks.

The jury awarded $4 million to plaintiffs who had one hip implant, plus their individual medical bills, and awarded $6 million plus medical bills to plaintiffs who had two implants.

Lifton said that kind of result makes it impossible to discern which aspects of the plaintiffs’ individual circumstances affected the jury, so it’s difficult to use them as a basis for valuing the thousands of remaining cases.

“Another concern one might consider with these verdicts all being the same size is that a case involving more challenging facts can affect the outcome of a case with less significant damages — they all get taken along for the ride and it’s impossible to tease out what the jury’s reaction was to each part of the case and each scenario,” Lifton said. “That’s why you’ll hear arguments among the defense bar against these kinds of consolidated trials.”

Yet Michael Walsh of Strasburger & Price LLP said that although the compensatory damages awards to each plaintiff were probably too high, they are not so unreasonable that they can’t be the basis for the beginning of a settlement discussion — so long as the punitive awards remain off the table. The MDL docket is so massive, he said, the defense has to face the question of at what point do they try to clear it out and leave trials for cases they have a better chance of winning.

“Perhaps the prudent thing to be looking at is, it’s a big monster litigation and the numbers are huge — but this is not the first time we’ve seen this,” Walsh said. “I don’t know that the compensatory damages are so completely out of whack that there’s no expectation meaningful progress can be made in getting rid of some subset of cases.”

Still, the punitive damages award is part of the case, and juries in two trials have decisively found the companies liable for wrongdoing, Walsh said. With the punitive awards what they are, even if the trial judge did pare back the verdict before entering judgment, Walsh said, he “can’t see that there’s any number that would lead to settling the docket.”

While the gears of the appellate process grind, the parties are facing their next trial date. Judge Kinkeade set the fourth bellwether for September and has named 10 plaintiffs, each from New York, whose cases should be prepared for the trial.

J&J has said it will “continue to urge that no further trials be conducted until we receive appellate court guidance.”

But because the Fifth Circuit rejected the company’s request after the second bellwether, lawyers are skeptical the $1 billion plaintiffs’ verdict is enough to change the appellate court’s mind about putting future trials on ice.

“If the Fifth Circuit didn’t intervene before this trial, I see no reason why they would intervene after it either,” Kennerly said. “This trial didn’t raise any issues substantially different from the first trial. In my opinion, the size of the verdict doesn’t change that analysis.”

Walsh said he thinks the verdicts are sizable enough that they should have gotten the Fifth Circuit’s attention about potential problems with the bellwethers, but doesn’t expect to see the court stop future trials.

“If $500 million didn’t get their attention, $1 billion isn’t going to get their attention,” he said. “If it were $1 trillion, maybe.”

The patients are represented by W. Mark Lanier of The Lanier Law Firm, Richard Arsenault of Neblett Beard & Arsenault, Jayne Conroy of Simmons Hanly Conroy LLC and Khaldoun Baghdadi of Walkup Melodia Kelly & Schoenberger, among others.

DePuy and Johnson & Johnson are represented by Steve Quattlebaum of Quattlebaum Grooms Tull & Burrow PLLC, John Anderson of Stoel Rives LLP, Dawn Estes of Estes Thorne & Carr, Michael Powell and Seth Roberts of Locke Lord LLP and Stephen J. Harburg, John H. Beisner, Jessica Davidson Miller and Geoffrey M. Wyatt of Skadden Arps Slate Meagher & Flom LLP.

The MDL is In re: DePuy Orthopaedics Inc. Pinnacle Hip Implant Products Liability Litigation, case number 3:11-md-02244, in the U.S. District Court for the Northern District of Texas.

--Editing by Mark Lebetkin and Jill Coffey.

View original article »
Feb 2016
26th Feb 2016

Pisos de Madera de Lumber Liquidators Pueden Causar Cáncer

Núnca se espera que su hermoso piso de madera nuevo pueda causar potencialmente daño serio a usted y a su familia. Pero, a principios del mes, el Centro para Control de Enfermedades publicó un reporte diciendo que ciertos pisos laminados vendidos por Lumber Liquidators contienen cantidades excesivas de formaldehído. Exposición al piso podría causar cáncer, complicaciones con asma y COPD e irritación a los ojos, nariz y garganta. Usted puede encontrar este reporte en:  http://www.cdc.gov/nceh/laminateflooring/default.html.

Formaldehído es usado comúnmente en la industria de pisos como un agente de unión, pero hay límites estrictos en cuánto químico puede ser usado. El reporte del CDC confirma una investigación de 60 Minutos que encontró que el piso laminado de Lumber Liquitators exceden estos límites y que las fábricas Chinas suplementan los pisos no etiquetan correctamente los productos como que cumplen los estándares de salud requeridos.

Aunque la capa de arriba del laminado tiene que contiene típicamente formaldehído, la cantidad excesiva encontradas en los pisos laminados de Lumber Liquitators escapa y pone a las personas en riesgo. De acuerdo con Denny Larson, el experto consultado en el reporte de investigación de 60 Minutos, el riesgo es más grande por el hecho de que usted vive con eso diariamente. “Usted está en un cuarto entonces viviendo con eso. Usted está durmiendo ahí. Y usted está expuesto constantemente. Ese es la amenaza. La exposición constante a un carcinógeno potente…”.

El CDC “recalca agresivamente tomar los pasos para reducir exposición, el cual debe aliviar irritación respiratoria y de ojos, nariz y garganta. Estos pasos deben también reducir el riesgo a cáncer”. La única manera de reducir su exposición es remover el riesgo.

Si usted compró e instaló el piso de laminado de madera de Lumber Liquitators, debe contactarnos inmediatamente. Juntos podemos determinar su riesgo potencial y podemos ayudarlo a recuperar sus daños económicos y reemplazar el piso peligroso.
Dec 2015
30th Dec 2015

GANARLE AL RELOJ: LAS LEYES DE PRESCRIPCION Y LA REGLA DE DESCUBRIMIENTO EN ACCION DE LESION PERSONAL

La mayoría de las personas están vagamente conscientes de las fechas límites asociadas con levantar una demanda. En general estas “fechas límites” pueden ser clasificadas bajo el apodo de “leyes de prescripción”. Como la Suprema Corte ha explicado, “las leyes de prescripción … están designadas para promover justicia previniendo sorpresas a través de revivir las demandas que han sido permitidas estar dormidas hasta que la evidencia ha sido perdida, memorias se han evaporado y los testigos han desaparecido”. Orden de R. R. Telegraphers v. Ry. Express Agency, Inc., 321 U. S. 342, 348-49 (1944). Las Leyes de Prescripción requieren que una causa de acción sea hecha, por ejemplo, dentro de un periodo específico “después del día la causa de acción ocurre”. Ver TEX. CIV. PRAC & REM. CODE §§ 16.002-16.004, 16.051.

La Práctica Civil de Texas y Código de Remedios expresamente proporciona para una ley de prescripción de 2 años como demandas por lesiones personales. Ver TEX. CIV. PRAC. & REM. CODE §§ 16.003. En la mayoría de los casos, una causa de acción por lesión personal “ocurre” cuando un acto equivocado causa una lesión. Childs v. Haussecker, 974 S. W. 2d 31, 40 (Tex. 1998). Esto, por ejemplo, la ley de prescripción generalmente empezaría a correr por un accidente automotor en la fecha que el accidente ocurre, no en la fecha cuando un partido podría enterarse que ha sido lesionado. En algunas circunstancias, sin embargo, lo que se llama “regla de descubrimiento” puede operar para deferir la ocurrencia de dicha acción hasta que en una fecha posterior una lesión es descubierta.

Bajo la ley de Texas, la “regla de descubrimiento” proporciona una “excepción muy limitada a las leyes de prescripción”. Computer Assocs. Int’l, Inc., Altai, Inc, 918 S. W. 2d 453, 455 (Tex. 1996).

Mientras que la ocurrencia de una acción por lesión personal en Texas generalmente ocurre cuando un acto equivocado causa una lesión, sin importar de cuándo el demandante se entera de la lesión, la regla del descubrimiento “judicialmente elaborada” impone la acumulación de la causa de la acción si “la naturaleza de la lesión ocurrida no es detectable intrínsicamente y la evidencia de la lesión es verificada objetivamente”. Childs v. Haussecker, 974 S. W. 2d 31, 36-37 (Tex. 1998). En dicha circunstancia, la causa de acción no ocurriría hasta que el demandante conozca o razonablemente haya conocido la lesión. Id. En 37. En determinar si la regla de descubrimiento puede aplicar, sin embargo, las cortes utilizan un acercamiento categórico. Ver Apex Towing Co. V. Tolin, 41 S. W. 3d 118, 122 (Tex. 2001).

Utilizando este acercamiento, una corte no determina cuando una lesión particular fue de hecho descubierta en un caso particular, pero cualquiera que sea el caso es el tipo del cual la regla de descubrimiento aplica.

Si usted tiene una pregunta ya sea acera de si una lesión que ha sufrido puede ser sujeto a la regla de descubrimiento, debe contentar a uno de los abogados con experiencia de Bailey & Galyen.
Nov 2015
25th Nov 2015

Negar las Demandas de Lesión Personal Basado en Negligencia Contributiva

Las compañías de seguro de auto muy seguido niegan demandas de lesión personal u ofrecen pagar solamente un acuerdo pequeño con la base de que el accidente fue parcialmente o completamente causado por la negligencia de la persona haciendo la demanda. Asumamos por ejemplo que Susan estaba manejando por la calle cuando Joe de repente sale de su cochera directamente en el camino del carro de Susan el cual está a unos pies y los vehículos chocan, causándole lesiones serias. Ella levanta una demanda por lesión personal en contra de la compañía de Joe porque a Joe le dieron una infracción por fallar dejar el paso a derecho a paso y ella cree que el accidente fue claramente su culpa. La compañía de seguros de Joe puede tomar la posición de que el accidente fue completamente o parcialmente la culpa de Susan porque Joe dice que ella estaba manejando muy rápido y no aplicó los frenos a tiempo. (Las compañías de seguro muy seguido ignoran la opinión del oficial de policía investigador como falta ya que el ofician no fue testigo del accidente). La compañía de seguros puede negar la demanda de Susan o puede ofrecer pagar únicamente uno fracción pequeña de sus daños.

Bajo la ley de Texas la cantidad de que tiene derecho una persona a recuperar cuando han sido lesionados por la negligencia de otra persona es reducida por el porcentaje de responsabilidad de la persona lesionada. Por ejemplo, si los daños de Susan (facturas médicas, dolor y sufrimiento y pérdida de ingresos, etc.) tienen un total de $100,000 y tuvo 25% de culpa sus daños recuperables serán reducidos un 25%. Entonces tendrá derecho a recuperar $75,000 de la compañía de seguros de Joe. Si tuvo el 40% de culpa entonces tendrá derecho a $60,000. Sin embargo si tuvo un 51% de culpa o más ella tendrá prohibido recuperar nada y recibirá cero.

La negligencia contributiva es únicamente una defensa que las compañías de seguro pueden afirmar en negar demandas de lesión personal y ofrecen una cantidad menor para llegar a un acuerdo. Hay otras más defensas que pueden tratar de reclamar. Un abogado certificado en lesión personal puede negociar estos asuntos y alcanzar un acuerdo igualitario con la compañía de seguros. Sin embargo, a veces el acuerdo no es posible y se vuelve necesario para levantar una demanda. Entonces un jurado decide estos asuntos.
Oct 2015
29th Oct 2015

CIRCULO VISIOSO: LEY DE MORDEDURA DE PERRO Y RESPONSABILIDAD ESTRICTA

Aunque varias teorías pueden alegar en demandas relacionadas a mordeduras de perro, la responsabilidad estricta es una teoría dicha más frecuentemente. En dicho caso, el asunto puede ser determinado si una parte en contra de una demanda ha “mantenido con conocimiento o mantenido un perro bravo”. Arrington Funeral Home v. Taylor, 474 S. W.2d 299, 300 (Tex. Civ. App.- Eastland 1971, writ ref’d n.r.e.). Por que dicha “bravura” es generalmente vista para establecer a través de evidencia de mordeduras previas, éste principio de responsabilidad es referido muy seguido como “La Regla de Una Mordedura”. Pero, debe ser notado que a pesar de este apodo, no es solamente la bravura sola la cual apoyará la responsabilidad, pero también la peligrosidad en general. Ver Reformulación (Tercero) de Agravios, § 23 cmt. C (2010) (“Por responsabilidad estricta, no se requiere que el animal sea ‘bravo’ o agresivo; solo que la ‘peligrosidad’ del animal sea anormal es suficiente.”).

La razón de la imposición de dicha responsabilidad estricta es explicada en la Tercer Reformulación de Agravios, el cual dice:

Dado el conocimiento del demandado, la razón de la conducta del demandado en retener el animal es por lo menos cuestionable, y la responsabilidad estricta le da al dueño un incentivo a considerar ya sea que el animal deba ser retenido. Aunque si esa retención es apropiada, la anormalidad del animal peligroso es por definición inusual; tener dicho animal es una actividad peligrosa y que pone en riesgo significativo a otros dentro de la comunidad. En estas circunstancias, la responsabilidad estricta es impuesta justamente.

Reformulación (Tercero) de Agravios, § 23 cmt. B (2010). Aunque “el dueño de un animal doméstico no es responsable por las lesiones causadas por él en un lugar donde tiene derecho a ser, a menos que el animal es conocido por su propensión a ser bravo o el dueño debe de conocer la bravura o la naturaleza sin gobierno del animal”. Searcy v. Brown, 607 S. W. 2d 937, 941 (Tex. App.- Houston [1er Distr.] 1980, no writ.). Ya sea que el perro tiene una naturaleza de bravura y ya sea que el dueño no sabe de esta naturaleza es cuestión del jurado determinar. Ver Pate v. Yeager, 552 S. W.2d 513, 516 (Tex. Civ. App.- Corpus Christi 1977, writ ref’d n. r.e.). Una vez que el dueño sabe de la propensión de su perro a ser bravo necesita no ser negligente para ser responsables de las lesiones causadas cuando su perro muerde a un tercero. Ver Bly v. Swafford, 199 S. W.2d 1015, 1016 (Tex.Civ.App.- Dallas 1947, no writ) (un “dueño, ya sea negligente o no, conociendo si su perro es bravo, es responsable por sus lesiones a una persona mordida por él”).
Jun 2015
29th Jun 2015

Una Mordida Y Estas Fuera: Responsabilidad Estricta para Mordidas de Perro en Texas

Un significado de imponer responsabilidad en los dueños de perros por ataques los cuales resultan en lesiones es la imposición de responsabilidad estricta en contra de dicho dueño. [1] Para recuperar una demanda de responsabilidad estricta por una lesión por un animal domesticado peligroso, como un perro, se debe de demostrar que: (1) el acusado era el dueño o poseedor del animal; (2) el animal tenía propensiones peligrosas anormales a su clase; (3) el acusado sabía o tenía razón para conocer que el animal tenía propensiones peligrosas; y (4) esas propensiones fueron una causa de las lesiones del demandante. Ver Thompson v. Curtis, 127 S. W.3d 446, 451 (Tex. App.- Dallas 2004, no pet.); Villarreal v. Elizondo, La necesidad de establecer conocimiento en alguna propensión peligrosa de parte del animal en cuestión ha aumentado a que la responsabilidad estricta sea referenciada como la llamada “regla de una mordida”. [2]

Como nuestras cortes han explicado, “en un caso de mordedura de perro el asunto controlado para ser determinado es si la parte que se queja en contra ha mantenido o albergado con conocimiento a un perro agresivo”. Arrington Funeral Home v. Taylor, 474 S.W.2d 299, 300 (Tex.Civ.App.--Eastland 1971, writ ref'd n.r.e.). Dicho diferente, la regla de una mordida proporciona que un “dueño, sea negligente o no, sabiendo que su perro es bravo, es responsable por las lesiones a [una] persona por ser mordido”. Bly v. Swafford, 199 S.W.2d 1015, 1016 (Tex.Civ.App.--Dallas 1947, no writ). Como nuestras cortes han notado, esta regla no significa enfocarse de ninguna manera en una raza particular del perro que se involucre en el ataque. Vea Allen ex rel. B.A. v. Albin, 97 S.W.3d 655, 664, n. 6 (Tex.App.--Waco 2002, no pet.). Además, el hecho de que el perro que ataque puede ser un pit bull, o una raza similar con una percepción pública de hostilidad, no será hecha la presunción de hostilidad para propósitos de establecer responsabilidad.

[1] Otros significados de imponer responsabilidad al dueño de un ataque de perro incluye negligencia (por ejemplo manejo negligente de un animal), y negligencia per se (por ejemplo, violación de las ordenanzas).

[2] Aunque referido como “regla de una mordida”, debe ser notado que una mordida no es la única acción agresiva la cual aumentará la presunción de conocimiento de propensiones de bravura.
26th Jun 2015

Dulce Viejita

Ronald Reagan dijo una vez “es tiempo para restaurar el precepto Americano que cada individuo es responsable por sus acciones”. Responsabilidad Personal ha sido como un valor conservativo, y con derecho. La sociedad quiere, y necesita, personas que sean responsables por sus acciones.

Cuando era niño, me encantaba ir a la tienda de five and dime con mi mamá. Perry’s, una tienda local en Dayton, Texas, era una tienda enorme y tenía todo lo que se pueden imaginar. Como niño pequeño, la tienda estaba llena de maravillas y oportunidad. Aunque era muy chico, mi madre me permitía ir por la tienda yo solo mientras ella compraba. Pasaba incontables horas en el pasillo de los juguetes, pero también exploraba cada parte de la tienda, solo soñando de lo que haría con un nuevo par de botas de hule o una navaja de bolsillo. Me encantaba esa tienda y siempre estaba emocionado por ir.

Pero, también tenía miedo. Tenía miedo de esta dulce viejita. Era empleada de la tienda y era un “espía”. Era una mujer mayor con lentes de botella y me seguía donde quiere que yo iba. Trataba de esconderse pero yo siempre sabía que estaba ahí. Su presencia era una nube obscura que estaba sobre mi cuando andaba por la tienda y era un recordatorio constante de “si lo rompes, lo pagas”. Aunque mi madre confiaba en mí, la dulce viejita siempre estaba para hacerme responsable si yo rompía algo.

Por que yo le tenía tanto miedo, nunca compré un artículo roto. De hecho, nunca rompí nada. Pero siempre sabía que yo iba ser responsable si no tenía cuidado y algo se rompía. Aunque tenía un miedo saludable de la dulce viejita, su sola presencia servía como un disuasorio y un recordatorio constante de que debía ser cuidadoso para no romper nada.

La responsabilidad personal es un buen valor. “Si tu lo rompes, lo pagas” es una buena regla. Nadie debe de ser responsable financieramente del descuido o acto negligente de alguien más.

El mismo principio aplica a las lesiones causadas por alguien más. Las lesiones causadas por otros llevan a daños y pérdidas. A veces, estos daños financieros y pérdidas pueden ser abrumadores. La misma regla de “lo rompes, lo pagas” debería de aplicar en esta situación. La persona que lo lastimó o lo “rompió”, debería ser responsable para pagar por sus daños y pérdidas financieras.

Los conservadores son firmes en la Constitución – y con derecho debo decir – y la mayoría de los Texanos son creyentes fuertes de la Constitución. Solo atrévete a quitarles su pistola y verás lo que quiero decir. Pero, mientras ellos defienden con fuerza – y otra vez, con derecho – la 2da Enmienda, les permiten a sus propios políticos “conservadores” que pisoteen sus derechos constitucionales para acceder libremente en las cortes.

La Enmienda 7ma de la Constitución de los Estados Unidos dice “En las demandas de derecho consuetudinario, cuando el valor en controversia exceda de $20, se preservará el derecho de juicio por jurado”.

Los jurados existen para mantener a los malhechores responsables por sus acciones. Los jurados son la dulce viejita con lentes de botella quien activamente sirve como un disuasorio y recordatorio fuerte para ser cuidadosos, actuar apropiadamente, para considerar la seguridad de otros, para hacer productos seguros y para tratar a los pacientes con el nivel de cuidado apropiado.

Aunque nos asusta a veces, el sistema judicial es una necesidad y una herramienta vital que nuestros antepasados tuvieron el derecho a preservar. La responsabilidad personal es un buen valor conservativo. Pero, cuando las personas fallan en aceptar responsabilidad por sus acciones, el sistema judicial está ahí para hacerlos responsables. Son la viejita dulce.