0

GANARLE AL RELOJ: LAS LEYES DE PRESCRIPCION Y LA REGLA DE DESCUBRIMIENTO EN ACCION DE LESION PERSONAL

La mayoría de las personas están vagamente conscientes de las fechas límites asociadas con levantar una demanda. En general estas «fechas límites» pueden ser clasificadas bajo el apodo de «leyes de prescripción». Como la Suprema Corte ha explicado, «las leyes de prescripción … están designadas para promover justicia previniendo sorpresas a través de revivir las demandas que han sido permitidas estar dormidas hasta que la evidencia ha sido perdida, memorias se han evaporado y los testigos han desaparecido». Orden de R. R. Telegraphers v. Ry. Express Agency, Inc., 321 U. S. 342, 348-49 (1944). Las Leyes de Prescripción requieren que una causa de acción sea hecha, por ejemplo, dentro de un periodo específico «después del día la causa de acción ocurre». Ver TEX. CIV. PRAC & REM. CODE §§ 16.002-16.004, 16.051.

La Práctica Civil de Texas y Código de Remedios expresamente proporciona para una ley de prescripción de 2 años como demandas por lesiones personales. Ver TEX. CIV. PRAC. & REM. CODE §§ 16.003. En la mayoría de los casos, una causa de acción por lesión personal «ocurre» cuando un acto equivocado causa una lesión. Childs v. Haussecker, 974 S. W. 2d 31, 40 (Tex. 1998). Esto, por ejemplo, la ley de prescripción generalmente empezaría a correr por un accidente automotor en la fecha que el accidente ocurre, no en la fecha cuando un partido podría enterarse que ha sido lesionado. En algunas circunstancias, sin embargo, lo que se llama «regla de descubrimiento» puede operar para deferir la ocurrencia de dicha acción hasta que en una fecha posterior una lesión es descubierta.

Bajo la ley de Texas, la «regla de descubrimiento» proporciona una «excepción muy limitada a las leyes de prescripción». Computer Assocs. Int’l, Inc., Altai, Inc, 918 S. W. 2d 453, 455 (Tex. 1996).

Mientras que la ocurrencia de una acción por lesión personal en Texas generalmente ocurre cuando un acto equivocado causa una lesión, sin importar de cuándo el demandante se entera de la lesión, la regla del descubrimiento «judicialmente elaborada» impone la acumulación de la causa de la acción si «la naturaleza de la lesión ocurrida no es detectable intrínsicamente y la evidencia de la lesión es verificada objetivamente». Childs v. Haussecker, 974 S. W. 2d 31, 36-37 (Tex. 1998). En dicha circunstancia, la causa de acción no ocurriría hasta que el demandante conozca o razonablemente haya conocido la lesión. Id. En 37. En determinar si la regla de descubrimiento puede aplicar, sin embargo, las cortes utilizan un acercamiento categórico. Ver Apex Towing Co. V. Tolin, 41 S. W. 3d 118, 122 (Tex. 2001).

Utilizando este acercamiento, una corte no determina cuando una lesión particular fue de hecho descubierta en un caso particular, pero cualquiera que sea el caso es el tipo del cual la regla de descubrimiento aplica.

Si usted tiene una pregunta ya sea acera de si una lesión que ha sufrido puede ser sujeto a la regla de descubrimiento, debe contentar a uno de los abogados con experiencia de Bailey & Galyen.

0

CIRCULO VISIOSO: LEY DE MORDEDURA DE PERRO Y RESPONSABILIDAD ESTRICTA

Aunque varias teorías pueden alegar en demandas relacionadas a mordeduras de perro, la responsabilidad estricta es una teoría dicha más frecuentemente. En dicho caso, el asunto puede ser determinado si una parte en contra de una demanda ha “mantenido con conocimiento o mantenido un perro bravo”. Arrington Funeral Home v. Taylor, 474 S. W.2d 299, 300 (Tex. Civ. App.- Eastland 1971, writ ref’d n.r.e.). Por que dicha “bravura” es generalmente vista para establecer a través de evidencia de mordeduras previas, éste principio de responsabilidad es referido muy seguido como “La Regla de Una Mordedura”. Pero, debe ser notado que a pesar de este apodo, no es solamente la bravura sola la cual apoyará la responsabilidad, pero también la peligrosidad en general. Ver Reformulación (Tercero) de Agravios, § 23 cmt. C (2010) (“Por responsabilidad estricta, no se requiere que el animal sea ‘bravo’ o agresivo; solo que la ‘peligrosidad’ del animal sea anormal es suficiente.”).

La razón de la imposición de dicha responsabilidad estricta es explicada en la Tercer Reformulación de Agravios, el cual dice:

Dado el conocimiento del demandado, la razón de la conducta del demandado en retener el animal es por lo menos cuestionable, y la responsabilidad estricta le da al dueño un incentivo a considerar ya sea que el animal deba ser retenido. Aunque si esa retención es apropiada, la anormalidad del animal peligroso es por definición inusual; tener dicho animal es una actividad peligrosa y que pone en riesgo significativo a otros dentro de la comunidad. En estas circunstancias, la responsabilidad estricta es impuesta justamente.

Reformulación (Tercero) de Agravios, § 23 cmt. B (2010). Aunque “el dueño de un animal doméstico no es responsable por las lesiones causadas por él en un lugar donde tiene derecho a ser, a menos que el animal es conocido por su propensión a ser bravo o el dueño debe de conocer la bravura o la naturaleza sin gobierno del animal”. Searcy v. Brown, 607 S. W. 2d 937, 941 (Tex. App.- Houston [1er Distr.] 1980, no writ.). Ya sea que el perro tiene una naturaleza de bravura y ya sea que el dueño no sabe de esta naturaleza es cuestión del jurado determinar. Ver Pate v. Yeager, 552 S. W.2d 513, 516 (Tex. Civ. App.- Corpus Christi 1977, writ ref’d n. r.e.). Una vez que el dueño sabe de la propensión de su perro a ser bravo necesita no ser negligente para ser responsables de las lesiones causadas cuando su perro muerde a un tercero. Ver Bly v. Swafford, 199 S. W.2d 1015, 1016 (Tex.Civ.App.- Dallas 1947, no writ) (un “dueño, ya sea negligente o no, conociendo si su perro es bravo, es responsable por sus lesiones a una persona mordida por él”).

0

Una Mordida Y Estas Fuera: Responsabilidad Estricta para Mordidas de Perro en Texas

Un significado de imponer responsabilidad en los dueños de perros por ataques los cuales resultan en lesiones es la imposición de responsabilidad estricta en contra de dicho dueño. [1] Para recuperar una demanda de responsabilidad estricta por una lesión por un animal domesticado peligroso, como un perro, se debe de demostrar que: (1) el acusado era el dueño o poseedor del animal; (2) el animal tenía propensiones peligrosas anormales a su clase; (3) el acusado sabía o tenía razón para conocer que el animal tenía propensiones peligrosas; y (4) esas propensiones fueron una causa de las lesiones del demandante. Ver Thompson v. Curtis, 127 S. W.3d 446, 451 (Tex. App.- Dallas 2004, no pet.); Villarreal v. Elizondo, La necesidad de establecer conocimiento en alguna propensión peligrosa de parte del animal en cuestión ha aumentado a que la responsabilidad estricta sea referenciada como la llamada “regla de una mordida”. [2]

Como nuestras cortes han explicado, “en un caso de mordedura de perro el asunto controlado para ser determinado es si la parte que se queja en contra ha mantenido o albergado con conocimiento a un perro agresivo”. Arrington Funeral Home v. Taylor, 474 S.W.2d 299, 300 (Tex.Civ.App.–Eastland 1971, writ ref’d n.r.e.). Dicho diferente, la regla de una mordida proporciona que un “dueño, sea negligente o no, sabiendo que su perro es bravo, es responsable por las lesiones a [una] persona por ser mordido”. Bly v. Swafford, 199 S.W.2d 1015, 1016 (Tex.Civ.App.–Dallas 1947, no writ). Como nuestras cortes han notado, esta regla no significa enfocarse de ninguna manera en una raza particular del perro que se involucre en el ataque. Vea Allen ex rel. B.A. v. Albin, 97 S.W.3d 655, 664, n. 6 (Tex.App.–Waco 2002, no pet.). Además, el hecho de que el perro que ataque puede ser un pit bull, o una raza similar con una percepción pública de hostilidad, no será hecha la presunción de hostilidad para propósitos de establecer responsabilidad.

[1] Otros significados de imponer responsabilidad al dueño de un ataque de perro incluye negligencia (por ejemplo manejo negligente de un animal), y negligencia per se (por ejemplo, violación de las ordenanzas).

[2] Aunque referido como “regla de una mordida”, debe ser notado que una mordida no es la única acción agresiva la cual aumentará la presunción de conocimiento de propensiones de bravura.

0

¡Calmen a sus Caballos!: Limitaciones en Responsabilidad en Actividades Recreacionales Equinas

Pocas cosas son tan sinónimo con la cultura de Texas y su herencia como andar a caballo. Pero es una actividad que ofrece muchos riesgos de lesión. En reconocimiento de estos riesgos conocidos, y la importancia del ganado en el estado, la Legislatura de Texas promulgó la Acta Equina de Texas en 1995. La Acta Equina, como enmienda, proporciona:

  • Cualquier persona, incluyendo un patrocinador de actividad de animales de granja, granja de animales profesional, productor de ganado, participante de show de ganado, o patrocinador de show de ganado, no es responsable por daño o daños a la propiedad que surgen de la lesión personal o muerte de un participante en una actividad de animal de granja o ganado si el daño a la propiedad, lesión o muerte resulta de los peligros o condiciones que son un riesgo inherente de la actividad de animal de granja o del espectáculo de un animal en una base competitiva en un show de ganado.

TEX. CIV. PRAC. & REM.CODE 87.003. La Acta por lo tanto, protege aquellos que proporcionan o de otra manera ofrecen caballos y otro Ganado para uso recreacional de la responsabilidad por las lesiones sufridas en lo que se llama “riesgo inherente” de estas actividades. Dentro de estos “riesgos inherentes” identificados en el estatuto son:

  1. La propensión de un animal de granja o animal de ganado para comportarse de maneras que pueden resultar en lesión o personal o muerte a una persona en o cerca del animal;
  2. Imprevisibilidad de la reacción a sonido, movimiento repentino u objeto no familiar, persona u otro animal de un animal de granja o animal de ganado.
  3. Con respeto a las actividades de animales de granja que involucran animales equinos, ciertas condiciones de piso y peligros, incluyendo condiciones de la superficie y subsuelo;
  4. Una colisión con otro animal u objeto; o
  5. La posibilidad de un participante de actuar de manera negligente que puede contribuir a lesión al participante o a otra persona, incluyendo fallar en mantener control sobre un animal de granja o animal de ganado o no actuar dentro de la habilidad del participante.

TEX. CIV. PRAC. & REM. CODE 87.003. Esta lista de “riesgos inherentes: no es, sin embargo, exclusivo. Ver Loftin v. Lee, 341 S. W.3d 352, 356 (Tex. 2011). Sorprendentemente, entre los “riesgos inherentes” no enlistados reconocidos por nuestras cortes está el riesgo de que el patrocinador de la actividad sea negligente. Vea Loftin v. Lee, 341 S. W.3d at 357. La Acta, sin embargo, proporciona excepciones a sus protecciones. Estas excepciones son por equipo proporcionado por un demandado y conocido por tener la culpa; condiciones latentes conocidas de la tierra; y una conducta deliberada, despreciable o intencional. Ver generalmente TEX. CIV. PRAC. & REM. CODE 87.004. Adicionalmente, la Acta no protege a un demandado que proporciona al animal, pero “no hace un razonable y prudente esfuerzo para determinar la habilidad del participante para involucrarse con seguridad en la actividad del animal de granja o show de ganado y determina la habilidad del participante para manejar con seguridad al animal de granja o animal de ganado, tomando en consideración las representaciones de habilidad del participante”. TEX. CIV. PRAC. & REM. CODE 87.004(2).

Contáctenos
En el despacho jurídico de Bailey & Galyen, proporcionamos una consulta inicial gratuita a todos los clientes. Para programar una cita con un abogado con experiencia en lesión personal en Texas, contáctenos por correo electrónico o llame a nuestras oficinas a una de nuestras ubicaciones convenientes. Tomaremos su llamada 24 horas al día, siete días a la semana.

0

Periodo de Límites Extendidos para Demandas de Lesión Personal Basadas en Conducta Sexual Criminal

Los abogados generalmente, casi instintivamente, nombran la ley de prescripción aplicable por una causa de acción particular. Bajo la Ley de Texas, sin embargo, la ley de prescripción aplicable a una causa de acción particular puede variar basada en los hechos y circunstancias que definen la causa de acción. Estas excepciones para la ley de prescripción pueden parecer sorpresivos, hasta para los abogados más experimentados.

Ordinariamente, una persona debe de levantar una demanda por lesión personal en o antes del segundo aniversario del día que la causa de acción ocurrió. Tex. Civ. Prac. & Rem. Code § 16.003(a). Una causa de acción basada en lesión personal acurre cuando los eventos han ocurrido que permiten a una persona buscar un remedio judicial. Robinson v. Weaver, 550 S.W.2d.18, 19 (Tex. 1977). Por ejemplo, una demanda por imposición intencional de estrés emocional ocurre cuando el acto equivocado es cometido que causa que el demandante sufra estrés emocional. Long v. Houston Northwest Medical Center, Inc., 1991 Tex. App. Houston 1991 WL 19837 (Tex. App. Houston 1st Dist. Feb. 14, 1991). Predeciblemente, ciertos principios, como la regla de descubrimiento, trabajan para limitar esta regla general.

Una advertencia importante a los dos años de la ley de prescripción aplica a ciertas demandas de lesión personal. Un periodo límite de cinco años, no de dos aplica cuando la demanda del demandante es predicada en conducta que también constituye violación de un estatuto específicamente enumerado, incluyendo asalto sexual y abuso sexual continuo a un niño pequeño. Tex. Civ. Prac. & Rem. Code § 16.0042(a). Más, cuando el demandado es un menor de edad al momento que la causa de acción ocurre, la ley de prescripción espera hasta que el cumpleaños 18 del niño, lo que significa que un demandado tiene hasta su cumpleaños 21 para levantar una demanda. Ver Doe v. Catholic Diocese of El Paso, 362 S. W.3d 707, 717 (Tex. App.- El Paso 2011). Aparentemente, la ley sólo engloba demandas basadas en lesión personal resultando directamente de conducta que viola uno de los estatutos criminales enumerados. Las cortes de Texas han aplicado la ley liberalmente, sin embargo. No solamente el periodo límite de cinco años aplica a las demandas por agravios basados directamente en la violación del demandante de uno de los estatutos criminales enumerados (por ejemplo, agresión), pero también las causas de acción en contra de otros demandantes quienes la negligencia, por ejemplo, pudieron haber sido contribuida a la lesión del demandado. Ver id.

1 2